fbpx

La salud oral se trata de algo más que una bella sonrisa

Odontología Neurofocal

Something in he

El buen estado de salud de nuestro cuerpo comienza por el cuidado que tenemos de nuestra boca. 

Cada día son más las personas que se preocupan por su salud oral. Tal vez motivados por la moda o la vanidad, no se puede desconocer que cada vez son más quienes visitan con periodicidad los consultorios odontológicos en busca de ayuda profesional.

Es quizás el deseo por lucir una sonrisa radiante y perfecta el mayor motivante para esta nueva ola de pacientes interesados, un motivo tan válido como cualquier otro, sin embargo, este no puede ser el único, nuestra boca es la ventana de la salud de todo el cuerpo y merece todo el cuidado del mundo. Un buen estado de salud puede comenzar con el cuidado de la boca. Sin embargo, a menudo los jóvenes, adultos, y hasta profesionales de la salud pasan por alto su relación con la salud general.

La relación que existe entre la salud bucodental y las repercusiones que tiene esta sobre el cuerpo se ha discutido por largo tiempo y muchos estudios ya han demostrado la veracidad de esta relación. La expresión de que la boca es la ventana de la salud del cuerpo no es una exageración, lo que se manifiesta en ella puede afectar a todo el organismo, así como lo que sucede en el cuerpo puede tener efecto en la boca. La cavidad oral muestra indicios y síntomas de diversas enfermedades, tanto así que algunas de ellas pueden tener allí su primera manifestación.

Las investigaciones demuestran que más del 90 por ciento de todas las enfermedades sistémicas tienen manifestaciones orales, entre ellas se pueden destacar la inflamación de las encías, las úlceras en la boca y la boca seca. Algunas de estas enfermedades son: Diabetes, leucemia, cáncer de páncreas, enfermedades cardíacas y enfermedades renales.

¿Sabía usted que problemas con su boca, mandíbula o dientes pueden ocasionarle dolores de cabeza?

El estrés es un factor común que causa tensión en los músculos de la mandíbula y la boca y esto puede derivar en problemas como dolores de cabeza y similares. Si su mandíbula o dientes no están alineados adecuadamente, pueden provocar tensión muscular que, eventualmente, cause estas molestias. Para solucionar estos problemas y aliviar el dolor, el dentista puede recomendarle diferentes tratamientos como: ortodoncia, o férulas de relajación. 

Una mala alineación de sus dientes puede hacer que estos rechinen durante la noche mientras usted duerme. El rechinado, también conocido como bruxismo, puede ser una de las causas de que se despierte con dolor de cabeza por la mañana. El tratamiento para aliviar el bruxismo consiste en el uso de un protector bucal al dormir. El bruxismo también se puede tratar al incorporar comportamientos para reducir el estrés, para relajarse y controlar mejor la ansiedad.

La salud bucal refleja el estado de la salud general. Investigaciones han logrado determinar, por ejemplo, que los síntomas de estados clínicos como la diabetes, la osteoporosis y algunas enfermedades del corazón, se pueden manifestar en la boca, lo que hace que los dentistas sean clave en el diagnóstico de enfermedades. Algunas de estas señales que los especialistas pueden identificar son:

  • El mal aliento y el sangrado de las encías podrían ser indicadores de un caso de diabetes.
  • Las radiografías dentales pueden mostrar las etapas iniciales de la pérdida de masa ósea.

Es tanta la relación que tiene la boca, y las estructuras que la conforman, con diferentes males que aquejan al cuerpo que ni siquiera los ojos se escapan de ella. Un artículo de la Academia Americana de Oftalmología publicado en EyeNet plantea una hipótesis en la cual las infecciones de la boca, en especial aquellas relacionadas con las afecciones dentales, podrían desencadenar que las bacterias de un diente se diseminen hasta el nervio óptico.. Esto podría ocasionar que el paciente padezca glaucoma, también conocido como “el ladrón silencioso de la vista”, que es un grupo de enfermedades que afectan al nervio óptico y ocasionan la paulatina pérdida de la vista e incluso la ceguera.

Así mismo, un nuevo ejemplo sobre la repercusión de la salud oral sobre la salud general de nuestro cuerpo es la enfermedad periodontal. Diversos profesionales insisten en que la enfermedad periodontal, además de provocar la pérdida de los dientes, también puede aumentar el riesgo de tener partos prematuros y de dar a luz bebés con bajo peso. Así mismo, puede incrementar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares o diabetes. De acuerdo con investigaciones, se estima que los pacientes con enfermedad periodontal podrían tener diabetes de tipo 2 con mayor frecuencia que aquellos con las encías sanas. 

Según indicó un estudio publicado en 2016 por parte del Karolinska University Hospital en Suecia, la enfermedad de las encías aumenta el riesgo de sufrir un primer ataque cardíaco en un 28 por ciento. 

Otro caso que ha sido estudiado y evidenciado demuestra que la boca puede ser un depósito directo para la contaminación bacteriana de los pulmones, pasando los microorganismos de ésta al sistema respiratorio, desarrollándose neumonías bacterianas.Como hemos podido evidenciar a lo largo de este artículo, la salud bucal merece todo nuestro cuidado y dedicación. A menudo, se suele considerar a la salud oral un asunto de segundo plano, en comparación con la atención que se presta a otras partes del cuerpo, pero ya está demostrado que cuidar de nuestra boca también es cuidar del resto de nuestro cuerpo. Es importante tener revisiones bucales periódicamente con profesionales certificados que brinden la asesoría adecuada y que puedan leer las señales que su cavidad oral está mostrando sobre su estado actual, esta es también una manera de atender a tiempo las necesidades de nuestro organismo. Nunca olvide que una buena salud comienza por su boca.


re